mapaeuropa.es.

mapaeuropa.es.

El avance de la extrema derecha en la política europea

Introducción

En los últimos años, el avance de la extrema derecha en la política europea ha sido una preocupación cada vez mayor. Partidos políticos con posturas nacionalistas, antimigración y euroescépticas han obtenido importantes resultados electorales y a menudo han entrado en coaliciones de gobierno o de oposición en varios países de la Unión Europea. Este fenómeno ha tenido lugar en un contexto de creciente polarización política, desafíos económicos y sociales, así como de una mayor inseguridad relacionada con temas como el terrorismo y la crisis de refugiados. En este artículo, analizaremos el avance de la extrema derecha en diferentes países de Europa y sus implicaciones para la geopolítica de la región.

Francia

Uno de los países donde la extrema derecha ha tenido un impacto significativo en las últimas décadas es Francia. El Frente Nacional (FN), liderado por Marine Le Pen, ha sido un actor relevante en la política francesa desde la década de 1980. El FN ha sido criticado por su retórica xenófoba, su oposición a la inmigración y su euroescepticismo. A pesar de que el FN ha obtenido resultados electorales significativos en las últimas décadas en elecciones presidenciales, parlamentarias y europeas, siempre ha sido excluido del poder debido a su falta de aliados políticos. Sin embargo, en las últimas elecciones presidenciales de 2017, Marine Le Pen llegó al segundo lugar con el 34% de los votos en la segunda vuelta. Este resultado fue una señal preocupante para muchos franceses y para la Unión Europea, que veían en el FN una amenaza a los valores democráticos y a la estabilidad de la región.

Alemania

En Alemania, el avance de la extrema derecha se ha producido en el contexto del descontento con la política de la canciller Angela Merkel en materia de refugiados y migración. Alternativa para Alemania (AfD), un partido fundado en 2013 que empezó como un grupo euroescéptico, se ha convertido en la segunda fuerza política del país con el 12,6% de los votos en las últimas elecciones federales de 2017. El éxito de AfD se ha debido en parte a su retórica antimigración y al hecho de que ha capitalizado el miedo de muchos alemanes a la inseguridad y al cambio social. La entrada de AfD en el Parlamento alemán ha sido vista con preocupación en toda Europa, dado que Alemania ha sido tradicionalmente un país de centroizquierda y su liderazgo ha sido fundamental para la toma de decisiones en la Unión Europea.

Italia

En Italia, el Movimiento 5 Estrellas (M5S), liderado por Luigi Di Maio, ha obtenido un éxito electoral significativo en los últimos años gracias a su postura antipartido y antieuropeísta. Si bien M5S no se identifica como un partido de extrema derecha en términos ideológicos, comparte con otros partidos de este espectro político el rechazo a las políticas de la Unión Europea. En las últimas elecciones generales de 2018, M5S se convirtió en el partido más grande del país con el 32% de los votos. El éxito de M5S ha sido visto como una prueba más del malestar de los italianos con la política tradicional y con la Unión Europea, y ha complicado la formación de un gobierno estable.

Hungría

El avance de la extrema derecha en Hungría se ha producido en el contexto del gobierno de Viktor Orbán y de su postura antimigración y euroescéptica. Orbán y su partido, Fidesz, han llevado a cabo políticas controvertidas, como la construcción de vallas fronterizas para detener la llegada de refugiados y la aprobación de leyes que restringen la libertad de prensa y de expresión. En las últimas elecciones parlamentarias de 2018, Fidesz obtuvo el 49% de los votos, lo que le permitió reforzar su posición en el poder. La postura de Orbán ha sido criticada por la Unión Europea y por otros líderes políticos por considerarse que atenta contra la democracia y los derechos humanos.

España

En España, la extrema derecha ha entrado en el Parlamento por primera vez desde el final de la dictadura franquista. Vox, un partido nacionalista y antimigración, obtuvo el 10,2% de los votos en las elecciones generales de 2019. Vox se ha distinguido por su oposición a la política de inmigración, a los derechos de los homosexuales y a la descentralización del Estado español. El surgimiento de Vox ha sido atribuido en parte a la crisis política en Cataluña y a la polarización política en todo el país. La entrada de Vox en el Parlamento ha sido vista como un desafío para la estabilidad política del país y para el mantenimiento de sus valores democráticos.

Implicaciones geopolíticas

El avance de la extrema derecha en Europa tiene implicaciones significativas para la geopolítica de la región y para las relaciones internacionales. En primer lugar, la polarización política y la creciente inseguridad pueden fomentar la aparición de más conflictos y tensiones entre los países europeos y con terceros países. La postura de los partidos de extrema derecha respecto a la Unión Europea y a las políticas internacionales también puede tener un impacto en el futuro de la UE y en su capacidad para hacer frente a los desafíos políticos y económicos. En segundo lugar, el auge de la extrema derecha también puede tener consecuencias sociales y culturales importantes. El discurso de odio, la discriminación y la xenofobia pueden aumentar en aquellos países donde la extrema derecha tiene un mayor impacto político. Esto puede generar más tensiones y conflictos dentro de la sociedad europea, así como una pérdida de los valores democráticos y humanitarios que han sido fundamentales para la identidad europea. En conclusión, el avance de la extrema derecha en la política europea es un fenómeno preocupante que pone de manifiesto los desafíos políticos, sociales y culturales que enfrenta Europa en la actualidad. Es importante que los líderes políticos y las sociedades europeas trabajen juntos para mantener la estabilidad política y para proteger los valores democráticos y humanitarios que han sido la base de la Unión Europea durante décadas.