mapaeuropa.es.

mapaeuropa.es.

Los desiertos europeos: mito o realidad?

Introducción

Europa es un continente diverso con una variedad de paisajes que van desde montañas cubiertas de nieve hasta llanuras interminables, pasando por una costa interminable. A menudo se asocia a Europa con un clima moderado y húmedo, sin embargo, existen áreas en el continente que podrían ser consideradas desiertos. ¿Son los desiertos europeos un mito o una realidad?

¿Qué es un desierto?

Antes de discutir si Europa tiene o no desiertos, es importante definir qué es un desierto. Un desierto es una zona donde las precipitaciones son escasas y, por lo tanto, la vida es limitada. Esta falta de agua también significa que la temperatura puede fluctuar drásticamente entre el día y la noche.

Los desiertos europeos

Existen áreas en Europa que pueden ser consideradas desiertos debido a su clima y la escasa cantidad de lluvia que reciben. Aquí hay algunos ejemplos:

El desierto de Tabernas, España

Ubicado en la provincia de Almería, el desierto de Tabernas es uno de los desiertos más conocidos de Europa. Este desierto es el único desierto árido de Europa y cubre una superficie de más de 280 kilómetros cuadrados. Las temperaturas pueden alcanzar los 40 grados Celsius en verano, convirtiéndolo en uno de los lugares más cálidos de Europa.

Los desiertos de Bardenas Reales, España

Al noreste de España se encuentran las Bardenas Reales, un parque natural donde se encuentra un paisaje similar a los desiertos estadounidenses del oeste. El terreno escarpado, los cañones profundos y las formaciones rocosas hacen que este lugar sea uno de los destinos más populares para los amantes de los deportes extremos.

El desierto de Oltenia, Rumania

Con una superficie de más de 1.500 kilómetros cuadrados, el desierto de Oltenia es el segundo desierto más grande de Europa después del de Tabernas. Este desierto se encuentra en el suroeste de Rumanía y tiene un clima continental semiárido. Los vientos secos y los cambios de temperatura extremos hacen que este lugar parezca un verdadero desierto.

El Gran Desierto arenoso, Polonia

Situado en el noroeste de Polonia, el Gran Desierto Arenoso -Pustynia Błędowska, en polaco- es una zona de dunas que cubre una superficie de aproximadamente 32 kilómetros cuadrados. Este lugar tiene un clima seco y soleado, lo que lo convierte en un destino turístico popular.

¿Por qué hay desiertos en Europa?

A menudo se asocia Europa con un clima suave y húmedo, lo que hace que la presencia de desiertos parezca extraña. Sin embargo, hay varias razones por las cuales Europa tiene áreas que podrían ser consideradas desiertos. Uno de los factores más importantes es la orografía. Muchas de las áreas que se consideran desiertos en Europa se encuentran en zonas montañosas donde las precipitaciones son escasas y el clima es seco. La presencia de montañas también puede crear sombras de lluvia en las zonas a sotavento, lo que hace que estas áreas reciban menos lluvia. Además, la presencia de corrientes frías como la corriente de Humboldt frente a la costa de Perú y Chile y el Mar del Norte frente a Noruega, junto con los vientos desérticos cálidos, también pueden contribuir a la falta de lluvia.

El impacto humano en los desiertos europeos

A pesar de que los desiertos europeos son relativamente pequeños en comparación con los desiertos de otros continentes, la actividad humana ha afectado a estos lugares de formas significativas. La actividad agrícola, la tala de árboles, la urbanización y otros cambios en el uso del suelo han contribuido a la erosión de las áreas desérticas. En algunos lugares, la construcción de infraestructuras como presas ha cambiado la cantidad y la calidad del agua de los ríos, lo que ha afectado a las áreas en las que se encuentran. Además, el turismo ha aumentado en muchos de estos lugares, lo que ha llevado a problemas como la contaminación y la degradación del paisaje.

Conclusión

En resumen, los desiertos europeos son una realidad. Aunque no son tan extensos como los desiertos de otros continentes, existen áreas en Europa que podrían ser consideradas desiertos debido a su clima y la escasa cantidad de lluvia que reciben. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la actividad humana en estos lugares ha tenido un impacto significativo en su naturaleza y que es necesario tomar medidas para proteger estos ecosistemas únicos.